Proyecto Avina

Proyecto Avina

Bolivia es uno de los países más pobres de Sudamérica, tiene una población de 11,2 millones de habitantes (proyección para el 2017), de la cual, aproximadamente un 39% se encuentra en situación de pobreza y un 17% vive en la extrema pobreza. Este hecho provoca que haya un alto índice de migración, tanto dentro del país como a países extranjeros, teniendo como consecuencia la disgregación familiar y el abandono de la crianza de los hijos, que en muchos casos queda sólo a cargo de la mujer.

Las mujeres representan el 40% de los trabajadores adultos y cada vez más mujeres ingresan a la fuerza laboral y la recolección de residuos es una actividad informal sin requisito de calificación educacional, lo que permite a los sectores más pobres encontrar en él un medio de vida. Pero la actividad es invisible para el Estado, las Empresas Privadas y el resto de la población; desconociendo el valor de esta actividad en la economía local como provisores de materia prima barata, ahorro de divisas y protección del medio ambiente.

El conjunto de características demográficas y de estructuración familiar, tales como la edad de las mujeres jefas de hogar, la no presencia de cónyuges, la condición de migración principalmente rural, los bajos niveles educativos y la inserción laboral en actividades de baja jerarquía ocupacional, son factores que colocan; especialmente a la población de mujeres recuperadoras de residuos reciclables, en situaciones de vulnerabilidad y desventaja social.

A pesar de ello, la sostenibilidad de las asociaciones está en riesgo pues los precios de los materiales no han dejado de disminuir en los últimos años; al tiempo que problemas de financiación de las municipalidades en Bolivia están llevando a que haya retrasos en los pagos a los proveedores. Esto, repercute en las asociaciones de Recuperadoras/es por los servicios que están prestando.

 

A raíz de los resultados de este proyecto, un grupo de Recuperadoras/es de la ciudad de Potosí se puso en contacto con la municipalidad de Sucre para recabar información sobre el mismo. De esta forma, la municipalidad se comunicó con R4S por ser la empresa social que llevó a cabo el proyecto y esta tomó contacto con la asociación de Recuperadoras/es de Potosí (y la Fundación ACLO, que les da soporte). En este sentido, se decidió iniciar los trámites para conseguir financiación para intentar replicar en la ciudad de Potosí lo ya realizado en Sucre.

 

Similar situación sucede en la ciudad de Cochabamba donde la creciente necesidad de inclusión social y equidad en la cadena del reciclaje a raíz de los precios variantes del mercado de residuos reciclables ha llevado a diferentes grupos de Recuperadoras/es a mostrar su interés ante FUNDARE COCHABAMBA en la formalización de sus actividades. En este sentido y tomando como base los requerimientos de las distintas organizaciones “semi” establecidas de Recuperadoras/es en la ciudad; como es la necesidad de mayores ferias del trueque zonales impulsadas por la fundación, es que la ejecución de este proyecto adquiere un rol de mucha importancia para el desarrollo sostenible de las agrupaciones.

 

De esta forma, este trabajo previo ha permitido establecer una relación permanente con las asociaciones de Recuperadoras/es de modo que se vio la necesidad de desarrollar este proyecto con el objetivo de que las asociaciones se desarrollen, fortalezcan y consoliden. De esta forma, optar a la obtención de contratos de gestión de residuos de las administraciones públicas locales, demostrando así que merecen el reconocimiento social que están buscando. Estas son las reivindicaciones que las Recuperadoras/es buscan y que se han integrado en esta propuesta elaborada conjuntamente con las asociaciones de Recuperadoras/es.